Porteo ergonómico y suelo pélvico

DESCUBRE CÓMO PORTEAR CORRECTAMENTE PARA PROTEGER TU SUELO PÉLVICO

¿Por qué porteé a mis dos hijos?

Como mamá de dos peques disfruté muchísimo de portear a mis bebés, y no tan bebés.

Cuando nació mi hija, hace ya siete años, descubrí el maravilloso mundo del porteo. Para ambas fue un fantástico descubrimiento. Mi hija quería estar pegadita a mi todo el día y la única forma en que podía salir a pasear, sin lloros, hacerme la comida, recoger el piso o, incluso, dormirla era porteando. No aceptaba la cuna, ni el carrito 😅.

También me permitió atender rápidamente sus necesidades y darle el pecho en el fular cuando lo necesitaba sin importar dónde estuviese. Le vino genial para el control motor de su cabecita, para los músculos de su espalada y para los cólicos. Se sentía muy a gusto conmigo y a mi me encantaba tenerla pegadita a mí, sentirla contra mi pecho.

La estuve porteando durante varios años, incluso de más mayor con una mochila Toddler.

Cuando su hermano nació, la mayor echó de menos que yo la porteara. Por eso un día se me ocurrió la gran idea de portearlos a los dos a la vez 😏, uno delante y otro detrás. La experiencia duró poco porque notaba que me pesaban mucho y que no estaba preparada para ello. Demasiado peso para mi espalda, cadera y piernas.

Dejé de portear a la mayor para portear al pequeño. A diferencia de su hermana, el peque aceptaba mejor el carrito y, en ocasiones, lo utilizaba sin problemas. A medida que fueron pasando los meses y el peque quería más libertad de movimiento ya no era tan cómodo ponerlo en el portabebés. Se quejaba, lloraba y se revolvía. No quería que lo llevara así y pasamos a usar más el carro.

En el posparto de mi segundo hijo sufrí de diástasis abdominal y de pérdidas de orina y, a veces, me pregunto… ¿Quizás me vino bien el no portearlo tanto? En mi caso particular, con la información que disponía en aquel momento,  sí.

Porteo ergonómico y suelo pélvico

Lo que descubrí a los dos años de nacer mi hijo menor.

«El porteo ergonómico es aquel que respeta la fisiología y fisionomía tanto del bebé como de la mamá». Ahora lo sé.

Por aquel entonces me preocupé de cómo portear de forma segura a mi bebé, de cómo colocármelo, pero desconocía que yo también debía cuidarme, que debía saber cómo portearlo teniendo en cuenta mis disfuciones a nivel abdominal y pélvico. En eso fallé. Y es que creo, sinceramente, que falta información sobre la salud postural de la mamá que portea.

Ahora sé que, aún utilizando un portabebés ergonómico, éste no nos asegura estar porteando de forma correcta. Se debe utilizar un portabebés adecuado y bien colocado tanto para la mamá como para el bebé.

Cómo reacciona nuestra zona abdominal ante un aumento de presión.

Cuando se realiza un esfuerzo y se genera presión sobre la cavidad abdominal las variaciones de presión ejercidas sobre esta zona idealmente deberían repartirse por igual en toda la cavidad abdominal. Pero esto no es así. Debido a la densidad y resistencia de las paredes de la cavidad abdominal, la distribución de presiones es distinta afectando a aquellas estructuras más débiles.

Este espacio abdominal está limitado por arriba por el diafragma, por abajo por el suelo pélvico, por delante por la pared abdominal y por detrás por la columna y la musculatura de la espalda.

¿Qué quiero decir con todo esto?

Que cualquier mamá que tenga debilidad en su faja abdominal, como era mi caso, y ante esfuerzos repetitivos, tendrá mayor riesgo de sufrir distintos tipos de hernias, problemas de espalda y mayor debilidad en la musculatura de su suelo pélvico, aumentando los problemas de incontinencia urinaria y descenso de órganos. ¿Por qué? Por esa distribución irregular de las fuerzas sobre la cavidad abdominal.

En mi caso debía haber utilizado un sistema de porteo que no generase presión sobre mi zona media y alta del abdomen y que hubiese reforzado mi zona inferior del abdomen.

Por eso he decidido escribir este post. Quiero que sepas que en el posparto la mayoría de mamás sufren de debilidad en su musculatura abdominal y pélvica como resultado de haber tenido alojado a su bebé durante 9 meses. Entonces, ¿esto quiere decir que no puedes portear a tu bebé? No, ni mucho menos, pero sí quiero transmitirte que es necesario que tomes ciertas medidas para que puedas portear de forma correcta y segura. El porteo puede ayudarte a fortalecer la espalda y a tener una buena postura, pero debes saber cómo hacerlo.

3 TIPS para que portees con seguridad

Por lo tanto, sabiendo que las mamás en el posparto tienen debilidad en su musculatura abdomino-pelviana es importante que sigas estas recomendaciones:

Una vez que la comadrona o tu ginecólogo te haya dado el alta, tras finalizar la cuarentena, es recomendable que acudas a un fisioterapeuta para que valore tu competencia abdominal y tu suelo pélvico. Las comadronas generalmente solo hacen tactos vaginales y no suelen valorar la faja abdominal. Solo en ciertos casos derivan al especialista.

Si quieres portear y, más aún, si has sufrido un parto instrumentalizado con fórceps, ventosa, kristeller, episiotomía, etc. no lo dejes pasar, acude a un fisioterapeuta porque un mal porteo puede dañarte y debilitar aún más tu suelo pélvico. Has de cuidarte y cuidar de tu periné sobretodo de cara a futuros embarazos y la menopausia para evitar incontinencias y prolapsos.

Como te he comentado antes es aconsejable que, si tienes debilidad en tu faja abdominal y suelo pélvico, los fortalezcas en el posparto para evitar posibles complicaciones.

Mi profesora Silvia Soriano de FisiomYoga, fisioterapeuta especializada en suelo pélvico, nos comentó, durante la formación, que cada vez más está atendiendo a mamás y abuelas, que portean a sus bebés, con problemas de prolapsos y pérdidas de orina. Ahora ya sabes que portear incorrectamente puede ejercer mucha presión sobre la cavidad abdominal y afectar al suelo pélvico.

Los ejercicios Hipopresivos de Low Pressure Fitness en vez de aumentar la presión intraabdominal lo que hacen es disminuirla y, además, ejercen un efecto de succión sobre las vísceras. Por este motivo se han convertido en una herramienta terapéutica en la prevención y rehabilitación de disfunciones del suelo pélvico porque permiten tonificar la musculatura abdominal y también del suelo pélvico sin perjudicar otras estructuras. Si necesitas fortalecer tu faja abdominal o suelo pélvico puedes consultar mis sesiones de Hipopresivos Online 👉 AQUÍ 👈.

El experto realizará una valoración de tu caso, teniendo en cuenta las pautas que te ha dado el fisioterapeuta, y te indicará qué tipo de porteo es el más adecuado y seguro para ti y para tu bebé. No todas las mamás han de portear de la misma manera. Por eso te animo a que consultes con una asesora o un profesional sanitario. Si no conoces a ninguno puedes ponerte en contacto conmigo y te ayudaré a encontrar uno.

Espero que toda esta información te haya resultado útil y que te haya hecho consciente de lo importante que es cuidarse y consultar con los profesionales adecuados. Un trabajo multidisciplinar te ayudará a estar mejor y a disfrutar más de tu maternidad.

¿Sabías que el porteo puede afectar a tu suelo pélvico? ¿Notas mayor presión en tu periné cuando porteas? Cuéntame tus impresiones en la sección de comentarios.

Fuentes consultadas:
Rial, T. & Pinsach, P. (2014) Técnicas hipopresivas.
Rial, T. & Pinsach, P. (2014) Manual práctico de Hipopresivos de primer nivel.
Soriano, S. Certificación FisiomYoga Embarazo y Suelo pélvico
Gutiérrez, L. Opciones de porteo con diástasis abdominal tras embarazo múltiple.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar
Toda comunicación enviada quedará incorporada en un fichero propiedad de Vanessa Lantigua Barberá. Esta información se utilizará exclusivamente para tratar sus datos para atender su solicitud, siempre de acuerdo al Reglamento (UE) 2026/679 (RGPD), la Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y Garantía de los Derechos Digitales (LOPDGDD). Sus datos no se comunicaran a terceros, excepto por obligación legal, y se mantendrán mientras el tiempo necesario según normativa. Te informo que los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Sendinblue (proveedor de email marketing) ubicado en París. En cualquier momento podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y supresión de los datos en info@shivalans.com así como el derecho a presentar una reclamación ante las Autoridades de Protección de datos competentes.

Menú
×