Menopausia, síntomas y recomendaciones

CÓMO PREPARARSE Y COMBATIR LOS SÍNTOMAS DE LA MENOPAUSIA

¿Qué es la menopausia?

La menopausia es el cese definitivo de la función ovárica. Dicho de otra manera, los ovarios de la mujer dejan de liberar óvulos y, como consecuencia, desaparece la regla.

En la mayoría de casos, se trata de un cambio natural en el cuerpo de la mujer, pero a veces, puede venir desencadenada por fármacos, una enfermedad o la extirpación de los ovarios.

¿A qué edad se presenta?

La menopausia se acostumbra a presentar en torno a los 45 y 55 años de edad [1].

Antes de que se presente, la mujer puede notar que las reglas empiezan a cambiar. Estas pueden ser más frecuentes (reglas inferiores a 28 días), menos frecuentes o cesar eventualmente. Ahora  bien, no se habla de menopausia hasta que no ha transcurrido un año desde la última regla.

¿Cuáles son sus síntomas?

En esta etapa, el cuerpo de la mujer produce menos cantidad de las hormonas estrógeno y progesterona. Esta disminución hormonal es la responsable de los síntomas físicos y psíquicos asociados a la menopausia. Las consecuencias más relevantes son:

  • Ganancia de peso y grasa abdominal.
  • Debilidad muscular.
  • Bajo interés sexual.
  • Sofocos, sensación de calor que se origina en el pecho e irradia hacia el cuello y la cara.
  • Sudores nocturnos.
  • Latidos cardíacos fuertes o acelerados.
  • Problemas para dormir, mayor cansancio.
  • Pérdida de pelo y aumento del pelo facial.
  • Osteoporosis.
  • Articulaciones rígidas o inflamadas.
  • Aumento del azúcar y colesterol en sangre.
  • Deficiencia en la glándula tiroidea.
  • Problemas de visión.
  • Cefaleas o migrañas.
  • Cambios en el estado de ánimo: nerviosismo, irritabilidad, tendencia a la depresión, ansiedad…
  • Falta de concentración y olvido de cosas.

Menopausia y suelo pélvico

El suelo pélvico también se ve afectado en la menopausia.

La disminución de estrógenos afecta a los tejidos vaginales. Se pierde colágeno y elastina, lo que provoca que los tejidos pierdan elasticidad. Además, se produce un adelgazamiento de las paredes de la vagina[4].

Aparecen problemas de sostén de las vísceras (prolapsos) y pérdidas de orina. Nuestra zona íntima se atrofia, literalmente.

Además, existe una disminución del flujo sanguíneo y la falta de lubricación. Esta falta de lubricación, conlleva que seamos más propensas a infecciones vaginales, y que tengamos más sequedad vaginal y dolor en las relaciones sexuales. Todo ello, sumado al bajo interés sexual, dificulta las relaciones sexuales.

Consejos menopausia

 

Ya ves ​🥴, dejar de tener la regla comporta ciertos cambios en la mujer, que no siempre son fáciles de llevar. Se nos presenta una nueva etapa en la vida, y como nueva etapa hemos de prepararnos y adaptarnos a ella lo mejor posible. 

¿Qué puedes hacer tú para estar mejor?

Las recomendaciones, publicadas en la bibliografía, son:

  • Hacer ejercicio físico. Caminar, nadar, hacer ejercicios de fuerza y practicar Yoga o Taichí [1][2]. Todos ellos, te ayudarán con los síntomas de la menopausia y favorecerán la liberación de ciertas hormonas que influirán en tu calidad de vida y bienestar.
  • Realizar ejercicios de Kegel. En esta etapa perderás masa muscular, tu suelo pélvico estará más débil y necesitarás reforzarlo.[1]
  • Vigilar la alimentación con el objetivo de mejorar los síntomas y ayudarte con el insomnio. Comer en horas regulares, tener una alimentación saludable, baja en grasa y que incluya mucha fruta y verdura, evitar el café, las bebidas energizantes, el alcohol, el tabaco (la nicotina estimula el cuerpo y puede dificultar el sueño)…[1][2]
  • Masajear la zona vaginal con un vibrador de forma habitual te ayudará con la atrofia genital y la lubricación [4].
  • Permanecer sexualmente activa y utilizar lubricante en las relaciones sexuales, para así contrarrestar la sequedad vaginal[1].
  • Compartir lo que te sucede con otras mujeres en tu misma situación.

Yoga en la menopausia

Dentro de la práctica de ejercicio físico considero que el tándem Yoga-Hipopresivos es fantástico.

Ambas disciplinas comparten beneficios. Te ayudarán con la osteoporosis, la debilidad muscular, a mantener o perder peso, lubricarán tus articulaciones, te ayudarán a fortalecer tu abdomen y suelo pélvico… Pero, además, cada una de ellas tiene unos beneficios específicos, que quiero comentarte.

Las asanas o posturas de Yoga te ayudarán a disminuir los síntomas de la menopausia, gracias al masaje interno de los órganos y glándulas del cuerpo, como la hipófisis, la glándula pituitaria, los ovarios, las glándulas suprarrenales y la tiroides. Si durante la premenopausia ya practicas Yoga, este puede ayudarte a retrasar los síntomas de la menopausia o, incluso, a evitarlos [5].

Las técnicas de respiración, relajación y meditación tienen una gran influencia a nivel cerebral, por lo que te ayudarán a calmar la irritabilidad, el nerviosismo, la ansiedad y el estrés. Asimismo, ciertos tipos de respiración te permitirán sobrellevar los sofocos.

Los bandhas, que en Yoga se definen como bloqueos energéticos, también serán tus aliados. Moolabandha y Uddiyana bandha tonificarán la musculatura y los órganos de tu zona pélvica y abdominal, respectivamente. Es interesante que comente que, de estas dos técnicas, derivan los actuales Kegels e Hipopresivos.

Hipopresivos en la menopausia

La técnica hipopresiva también es muy interesante para la menopausia. Ya sabes que comparte beneficios con el Yoga, pero me gustaría mencionar otros dos que considero importantes:

  • Aumentarán tu flujo sanguíneo en la zona vaginal y favorecerán tus relaciones sexuales.
  • Te ayudarán como método preventivo con los prolapsos (caída de órganos internos por la vagina) o, en caso de que ya tengas alguno, te ayudarán a mejorar su sintomatología.

Interesante, ¿no?

Después de todo lo que he compartido contigo, ya sabes qué síntomas puedes tener en la menopausia y qué puedes hacer tú para vivir con mejor calidad de vida. ¡Ponte manos a la obra y empieza hoy mismo a cuidar de ti!

Si quieres saber más sobre el tándem Yoga-Hipopresivos puedes consultar aquí.

Fuentes consultadas:
[1] https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/000894.htm
[2] https://medlineplus.gov/spanish/ency/patientinstructions/000392.htm
[3] https://medlineplus.gov/spanish/ency/patientinstructions/000492.htm
[4] Tu suelo pélvico en forma. Esther García Martín y Belén López Mazarías
[5] Treball final de formació «Ioga per la menopausa». Anna Pujol

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Tienes que aprobar los términos para continuar
Toda comunicación enviada quedará incorporada en un fichero propiedad de Vanessa Lantigua Barberá. Esta información se utilizará exclusivamente para tratar sus datos para atender su solicitud, siempre de acuerdo al Reglamento (UE) 2026/679 (RGPD), la Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y Garantía de los Derechos Digitales (LOPDGDD). Sus datos no se comunicaran a terceros, excepto por obligación legal, y se mantendrán mientras el tiempo necesario según normativa. Te informo que los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Sendinblue (proveedor de email marketing) ubicado en París. En cualquier momento podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y supresión de los datos en info@shivalans.com así como el derecho a presentar una reclamación ante las Autoridades de Protección de datos competentes.

×